…si lo que es más preciado se esconde y lo más vil se deja expuesto,
¿acaso no es evidente que la sabiduría que se prohíbe ocultar es más vil que la locura que se manda esconder?
Erasmo, Elogio de la Locura

19 de nov. de 2014

Dios escondido

En este villancico colonial se aprecia cómo la idea del Dios escondido llega a decirse en el Barroco como una adivinanza.




¿QUIÉN SERÁ, QUIÉN SERÁ? - Roque Ceruti (c.1683 - 1760).

(Villancico a 3, al Santísimo. "Archivo del Palacio Arzobispal de Lima", Perú).
Intérprete: Coro Exaudi de La Habana - Directora: María Felicia Pérez.
Imágenes: Pintura Barroca Boliviana.



–¿Quién será, quién será,
el que oculta sus grandezas
en la nube de un cristal?.

–El pastor amante,
el Sol más divino,
la sacra deidad.
–¿Quién será?.
–La fe le conoce,
también la esperanza
y la caridad.

[Copla]

La fe rendida le adore
con tan rara ceguedad,
que se pone más oscura
cuanto más ojos le dan.


Maestro de Calamarca - Ángel con espigas de trigo - Iglesia de Calamarca - Bolivia


De alguna forma veo realizadas aquí las palabras, tan oscuras siempre (en tantos sentidos), de Fernando Rodríguez de la Flor. En su libro La era melancólica. Figuras del imaginario Barroco, sugiere que el Dios escondido puede llegar a convertirse para el imaginario hispánico en un Dios engañador. Si lo que sostiene todo el mecanismo alegórico de conocimiento y explicación del mundo es la idea de que Dios dejó huellas de sí mismo en la creación del Mundo, que Dios es misterioso y sólo se puede conocer por la fe porque su sentido completo se revelará al hombre recién al "Fin de los Tiempos", ¿qué pasaría si en realidad somos víctimas de un engaño y nunca alcanzaremos el conocimiento verdadero?
Dice R. de la Flor:

"Es por la muerte, y únicamente por ella, en virtud de su virtus, que se puede acceder a la vida verdadera, y sobre esta paradoja fundacional se asentará todo el pensamiento trágico y tenebroso de la Contrarreforma hispana, presa de esta aporía. Todo en esta vida así entendida queda pospuesto al Día del Juicio Final; lugar implacable de la develación en que se mostrará la dies irae.
 (...)
 "La verdad estará desnuda; la historia revelará su sentido; los padecimientos ocultos, los méritos y los pecados quedarán a la luz resplandeciente. El "gran teatro" revelará a su guinista sólo al fin de los tiempos. Entonces, y sólo entonces,  caerán todas las máscaras. Tal es el pensamiento alumbrado por este tiempo.
(...)
"Pero tan lejana resulta al fin la develación (o revelación), que cabe en la vigilia prolongada llegara a imponerse la peor de todas las suposiciones. Es decir: que el hombre cuya naturaleza misma se funda en la disimulación y el engaño, puede ser también a su vez la criatura engañada, perpetuamente condenada a no conocer ni conocerse. Ello hasta abrir esa posibilidad pavorosa que se presiente en el nihilismo barroco, y que Descartes, con gesto valiente, por un instante verbaliza como "idea" de un Dios mentiroso: la especulación sobre un demiurgo que hace del engaño su única naturaleza (y no ya sólo la mera mecánica que le permite probar al hombre su temple)."
Fernando Rodríguez de la Flor, Era melancólica, p. 171 y 172. 

14 de nov. de 2014

De monos y monerías en las Jornadas Cervantinas de Azul 2014

Presenté un trabajo en las Jornadas Cervantinas de Azul que se atreve a competir, no con Heliodoro sino con el tan querido Augustin Redondo... 
Bah, "competir" ¡ni por pienso! Más bien, completar algunas relaciones que quizás pueden estar jugado detrás del episodio de Dorotea / Micomicona.

No pude mostrar las imágenes en aquél momento, así que aprovecho a mostrar algunas aquí. El completo sentido lo alcanzarán quienes hayan escuchado la ponencia o esperen a verla publicada en las actas Don Quijote en Azul 7 que saldrán el año que viene ;-)

(Va un primer acercamiento, luego lo iré completando)

Pasaje de la idea del mono como imagen del diablo

Mono-demonio en las Tentaciones de Cristot. Puerta de las Platerías.
Catedral de Santiago de Compostela ca. 1101-1111.

Photo credit: Fco. De Asis Garcia Garcia.

Master Bertram, Fall of the Rebel Angels, detail from the Grabow Altarpiece, ca.1389


... al mono como figuración del pecador (la víctima del diablo)

Capitel en la iglesia de San Quirce, Burgos



Vanagloria
Isabella Breviary, Southern Netherlands (Bruges), late 1480s and before 1497

Amor desigual a los hijos
Bestiary. Salisbury (?) (England). Second half of the 13th century. London, The British Library, Ms. Harley 4751, fol. 11r.
Añadir leyenda
La ligazón con la idea de tentación se mantuvo, por eso aparecen monos en tantas escenas con Adán y Eva o en imágenes de amorosas o eróticas.

Ludwig Krug: Adam and Eve (The Fall of Man), Nuremberg 1514 


El mono como figura del engaño, la imitación burlesca y la farsa.
Desde finales del siglo XII, fueron muy usados para parodiar los ideales caballerescos y las sublimaciones espirituales del amor cortés:







Libro de Horas flamenco ca. 1485-1490 - Bodleian library Ms. douce 219 - 


Vanidad.
El espejo es un elemento simbólico ligado a los monos desde muchas perspectivas distintas.

Covarrubias, Emblemas morales, 1610

1596  J Brye - Mono con espejo - vanidad

Imitación de las acciones humanas.




Los grabadistas flamencos del siglo XVI y XVII, como Pieter van der Borsch (padre e hijo), realizaron colecciones de grabados en las que se retrataban escenas donde los monos eran los actores protagonistas de oficios, actividades y festejos humanos. Este tipo de grabados continuaron hasta bien entrado el siglo XVII en diferentes países de Europa.

P. Van der Borscht ca. 1570



Pieter van der Borscht - fiesta acuática


Leonard Schenck, 1720


El vendedor robado por los monos (imagen muy extendida)

Finalmente las enseñanzas egipcias, según Horapolo

Horapolo - edición Jean Mercier, París 1551
"Si quieren indicar 'hombre que esconde sus defectos', pintan un mono orinando ; pues éste cuando orina esconde sus desechos."




Y terminemos con la danza de los monos de Durero que reúne tantas de las representaciones anteriores (y abrimos el paso, así también, para una próxima entrada que espero escribir pronto).

Durero - Affemtanz - 1523




Ver Horst Woldemar Janson, Ape and Ape Lore in the Middle Ages and the Reinassance, Warburg Institute, University of London, 1952

7 de oct. de 2014

El hermano mayor nos cuida (y mi papá lo vigila)



A raíz de las imágenes de google street view, muchos se han quejado por la invasión de su privacidad.

Yo ya he perdido la ilusión y sé que el gran hermano google ha tomado el dominio de todo lo que hacemos.

Por suerte, tengo a mi papá que los vigila y se mantiene atento desde la esquina de nuestra casa (acompañado, además, por el guardián de la cuadra).  Acá tengo la prueba.




5 de oct. de 2014

I'm burning up a sun just to say goodbye



Mierda, mierda, mierda, ¿por qué una es tan convencional?

Ayer coroné una tarde inundada de series británicas volviendo a ver el último capítulo de la temporada del 2006 de Dr Who -Doomsday- en el cual David Tennant (the 10th Doctor) se despide de Billie Piper (Rose Tyler) porque han quedado en universos paralelos y definitivamente separados (o eso piensan, por ese entonces).

Me acordaba de la escena final en la playa, por supuesto, pero no de la frase del doctor que me encantó. Le explica a Rose que necesita usar toda la energía de una supernova para volver a verla por la última grieta que ha quedado entre los dos universos y resume entonces su acción diciendo:

I'm burning up a sun just to say goodbye!

Obviamente es una de esas frases románticas que te shockean y buscan quedarse clavadas en las mentes de las idiotas como yo (aunque hay que reconocerlo: David Tennant la dice con el tono justo de sarcasmo y sentimentalismo... ¡tan adorablemente británico!). 

Inmediatamente sublimé mi girlie reaction y me divertí pensando en escribir algo sobre la transformación moderna del esfuerzo caballeresco por la dama en drama políticamente incorrecto del gasto antiecológico...

Pero finalmente, cuando hoy busqué la frase en Google para encontrar el video del momento justo, me vi abrumada por la cantidad de imágenes que se habían hecho con la dichosa frase, así como por la repetición innumerable en artículos, comentarios y soportes diferentes. ¡En fin! No hay nada más que decir: soy puro convencionalismo, repetición y carne de cañón para manipulaciones emotivas.


Y parece que no importan los años que se tengan, estos son los típicos daños que la ficción hace a las Alonsas Quijanas modernas: en el fondo siempre nos quedamos esperando que alguien venga a decirte que está consumiendo un sol entero para venir a despedirse.


18 de jul. de 2014

Peces vivos, fugitivos

Leí por primera vez este texto de Machado hace dos días, no lo conocía.
Y me acordé de mi conversación con mi amiga Noelia sobre la conmoción que pueden producirnos algunos versos.
Ahora, y desde entonces, no se me van de la cabeza. 
Ni quiero que se me vayan, claro.

La foto no me pertenece (pero me encanta!), la encontré aquí

Hay dos modos de conciencia:
 una es luz, y otra, paciencia.
 Una estriba en alumbrar
 un poquito el hondo mar;
 otra, en hacer penitencia
 con caña o red, y esperar
 el pez, como pescador.
 Dime tú: ¿Cuál es mejor?
 ¿Conciencia de visionario
que mira en el hondo acuario
peces vivos,
fugitivos,
que no se pueden pescar,
o esa maldita faena
de ir arrojando a la arena,
muertos, los peces del mar?

Antonio Machado 
Proverbios y cantares, XXXV 

12 de jul. de 2014

Maschefacts y las rodomontadas




Una de las cosas que más me divierte de nuestro nuevo furor por Mascherano son los geniales "Mascherano facts" que empezaron a proliferar desde el último partido contra Holanda, aquí mis preferidos
  • Dios madruga para que Mascherano lo ayude.
  • Mascherano, si quiere, te quita lo bailado. 
  • El cuco se fija abajo de la cama a ver si está Mascherano.
  • Cuando Jesús iba a multiplicar los panes, apareció Mascherano y dijo: "Tranquilos, muchachos, traje facturas".
  • Mascherano te hace el mundo en 1 día y descansa 6.
  • Mascherano sabe que lo primero fue la gallina, porque él le enseño a poner los huevos.
  • Mascherano no usa reloj, él decide qué hora es.
  • Mascherano va a terapia y él es el que dice “Por hoy, terminamos”.
  • Mascherano sabe doblar las sábanas con elástico.
  • La heladera se pone las ojotas cuando Mascherano va a abrirla descalzo.
  • Mascherano te ve el primer capítulo de Lost y ya sabe el final.
  • Mascherano le avisó a Peter Parker "Hoy te convertís en héroe" el día que lo picó la araña.
  • Mascherano no te recupera las Malvinas, te conquista Inglaterra.
  • Mascherano va a negociar con los Fondos Buitre y trae vuelto.
  • El GPS de Mascherano no recalcula, le pide perdón por su error y se autodestruye.
  • Mascherano pela cebolla y llora la cebolla.
  • Mascherano no camina. Hace girar al planeta bajo sus pies. 
  • Mascherano puede dividir por cero.
  • Mascherano pidió un Big Mac en un Burger King, y le hicieron uno.
  • Mascherano sabe cómo es él, en qué lugar se enamoró de ti, de dónde es y a qué dedica el tiempo libre.
  • Mascherano paga en el súper chino con caramelos y le dan el vuelto en efectivo.




Esto de las hazañas imposibles y las habilidades sobrehumanas me hace acordar al género bufo renacentista de las rodomontadas o bravuconadas autoexaltatorias. Según nos enteramos por Victor Infantes en su abundante estudio aquí, las rodomontadas o rodomuntadas sacan su nombre de Rodamonte, gigantón sarraceno de fuerza extraordinaria, en las obras de Boiardo y luego de Ariosto, y que luego fue derivando en el prototipo del soldado bravucón que cuenta sus propias hazañas con orgullo soberbio. Así se desarrolló en la commedia dell’arte italiana el personaje del Capitano, generalmente un español arrogante y fantasioso, que podía decir cosas como estas: 
Quando yo pienso en mi terribilissima terribilidad, de tal manera me espanto que no puedo caber en mi mismo.Yo creo que veyntidos mil maestros de guarismo no podrían contar en tres años los hombres que maté con esta mi espada, Durindana o castigalocos. (Capitano Basilisco en la comedia Gli amorosi inganni de Vicenzo Belando Cataldo, citado por Infantes p. 72). 
Nacido en el siglo XVI, el género sin embargo tuvo especial auge en el siglo XVII cuando se utiliza en la literatura panfletaria francesa para construir la imagen negativa de España. Estas colecciones de dichos y relatos autoexaltatorios serán entonces visiones burlescas para caracterizar a los españoles como fanfarrones y fantasiosos. 

Los ejemplos que doy a continuación son de la compilación francesa de principios del XVII, editada por Victor Infantes en Poesías y prosa contra España en la colección Medio Maravedí.
  • Quando yo vine al mundo, Marte me entró en las espaldas, Hércules en el braço derecho, Sansón en el isquierdo, Atlante en las piernas, Mercurio en la cabeça, Venus en los ojos, Cupido en el rostro, Nerón en el coraçón y Júpiter en todo el cuerpo, de manera que, con la abundancia de mi fuerça, quando camino hago temblar la tierra, el cielo s’espanta, el viento cesa y la mar calma; las mugeres preñadas malparen, los hombres huyen quál por acá, quál por allá y los más valientes y animosos, en viendo mi presencia, dizen todos a una voz: Libera nos Domine. 
  • Tengo la virtud del basilisco y aún más, que si él con su mirar mata a uno, mirando yo a los hombres con saña los hago caer de diez en diez como si fuessen balas de artillería. 
  • Quando camino por las calles de ciudad, mil damas me salen al encuentro, quál me tira de la capa, quál me haze del ojo, quál me combida a cenar, quál me haze un presente, quál me besa las manos y bendiga la madre que me parió, teniéndose por muy dichosa la que tiene tanta ventura de dormir una noche conmigo, a ocasión de solamente tener raça de un tan gran personaje como yo. 
  • Si voy a ti, te daré al puntapié llevándote arriba que, cargado de diez carretadas de pan, más miedo tendrás de la hambre que de la caída. 
  • Estando una vez fuera de las trincheras de Ostende, vino una bala de artillería que me entró por la boca, derribándome dos dientes, sin hazerme otro mal. A la ora, tomé aquella bala en las manos y, echándola contra los enemigos, topó acaso con una torre de la muralla que fue al momento hecha polvo, matando a mil y quinientos cinquenta y cinco soldados que la guardaban.

A su vez este tipo de hazañas me hacen acordar a las fabulosas aventuras que contaba el Barón de Münchhausen, que tanto le divierte a mi padre. Aquí el enlace de Wikipedia con buenas referencias donde entre otras cosas resume: 
“El personaje literario creado por Raspe y basado en el auténtico barón de Münchhausen se caracteriza por las hazañas extraordinarias y extravagantes de las que fue protagonista, como montarse en balas de cañón, viajar a la Luna (donde los selenitas pueden separarse de su cabeza) o al infierno con Vulcano, bailar en el estómago de una ballena, matar a un oso y cubrirse con su piel para pasar desapercibido entre otros osos, cabalgar sobre un caballo cortado por la mitad (cuando bebía agua, ésta le salía por la parte de atrás al mismo tiempo), sacarse a sí mismo de una ciénaga tirando de su coleta, llegar a un pueblo completamente enterrado por la nieve —de tal manera que al día siguiente, cuando la nieve se despeja, y el pueblo aparece a los ojos de todos, se da cuenta de que ha atado su caballo a la aguja más alta del campanario, y que por tanto éste se halla colgando del mismo— o conseguir encender la mecha de un fusil gracias a su nariz (esto le permitió, entre otras cosas, viajar agarrado a una cuerda que se encontraba conectada a una bandada de patos, los cuales le llevaron en un gran trecho de su extraordinario periplo).”









Pero, en fin, la diferencia entre las bravuconadas del soldado fanfarrón o de personajes como Münchhausen, que tanto exaltan sus fuerzas y hazañas, está justo ahí: en la auto-exaltación. De Mascherano somos los otros los que hablamos con admiración –risueña pero indudable– y todas las hazañas son puestas en boca los otros, jamás en la del personaje mismo como es la norma en las rodomontadas, porque si lo hiciera perdería una parte fundamental del halo heroico que le atribuimos que es una especie de habilidad unida a la humildad. Nada más alejado de las bravuconadas, entonces. 

Otra diferencia con la rodomontadas es que en todo este furor por las hazañas imposibles no hay ninguna burla hacia el personaje como sucedía con el soldado fanfarrón, sino todo lo contrario; son exageraciones irónicas pero no sarcásticas, risa sin sangre y de verdadera admiración, donde más que la fuerza lo que predomina es la eficacia, el saber o el armado estratégico. 

Es como si volcáramos la típica fanfarronería argentina (o quizás más que nada porteña) a un personaje no fanfarrón y que en nuestra construcción se destaca por el saber, la habilidad y la estrategia: el ver más allá que el resto para guiar al grupo. Obviamente me parece bastante más sano como sociedad que poner todo en la figura de un “Dios” (sí, me desagrada el personaje de Maradona exaltado).

Gracias a Ximena González por la contribución

2 de jun. de 2014

Chatito, chatito



Aplastado, tirado y a la espera (quien sabe de qué).


Tantas veces me siento así como éste que me encontré hace poco en el camino.

Le ofrecí un pucho, pero eso no cambia ni soluciona nada, como se puede apreciar: 



La procesión va por dentro –dicen– pero ¿qué se hace cuando se es pura chatura?

18 de may. de 2014

Entre el urbanismo y la escatología

En el Cusco, el ombligo del mundo inca y lugar mágico todavía, resulta coherente hallar buenos indicios para el camino de nuestras vidas.


Hay  que decidir si esto es un letrero vial o una recomendación metafísica. 

Cierto que parecía haber obstáculos para llegar al final.


Y, aunque estaba sin duda empedrada, no podríamos asegurar que fuera de buenas o malas intenciones. 

Lo que es seguro es que no es ninguna autopista al infierno pero tampoco parece una escalera al cielo :-p

Mejor hacer caso a los carteles y caminar con precaución.



9 de may. de 2014

Elogio de la hospitalidad

Me llegan nuevas noticias del Festival Cervantino de Azul y pienso en el reencuentro con los amigos que nos ganamos a lo largo de estos últimos años de peregrinación constante a esa ciudad tan hospitalaria.

Pienso entonces en la cordialidad de sus bienvenidas y en la melancolía de las despedidas. Así que revuelvo -digitalmente- en las fotos de las últimas visitas y me acuerdo de lo que me había olvidado: la mejor de todas las recepciones que tuve en Azul fue la de noviembre del año pasado cuando fui con toda la familia. 




La cosa fue así; apenas llegamos a Chacras de Azcona, las dos perras y el gato del lugar nos llevaron en tour para reconocer el terreno.


(Bueno, en realidad el gato, como buen gato, se quedó en la parte más cómoda de la casa).



 

Y luego, nos acompañaron mientras dábamos el parte a nuestras madres del  siempre inquietante viaje por la Ruta Nacional 3


Esos llamados son el mejor testimonio de cómo a los 10 minutos de haber llegado, las dos perras nos hacían sentir ya como en casa.




Al atardecer de ese día y en los siguientes, se mantuvieron igual de hospitalarios y compañeros.

 






Supongo que ninguno de los amigos azuleños se va a sentir ofendido por meterlos en esta competencia. ¿No?